Valls Ramos, Laia

Laia Valls Ramos

Comunidad Autónoma: Cataluña

Laia nació el 30 de enero de 1982.

Durante los primeros tres meses y medio fue haciendo el desarrollo habitual de los bebés y respondiendo a los estímulos que le rodeaban.

A partir de esta etapa empezó como un paro de su proceso vital, posiblemente por unas micro convulsiones bastante difíciles de ver, y desde pediatría no se pudo diagnosticar adecuadamente. Se pensó en la posibilidad de algún episodio epiléptico aislado. Posteriormente, las convulsiones aumentaron con frecuencia e intensidad, y después de varios ingresos y pruebas, se le diagnosticó síndrome de West de causa idiopática.

Laia es una artista pura. Sus dibujos no necesitan la aprobación de nadie, ella dibuja para sí misma. Son soluciones a sus carencias comunicativas. Sus retratos no son la representación de la realidad: son la realidad, su realidad.

Sus dibujos, ya sean retratos o paisajes, desbordan detalles y símbolos. Ella destaca lo que realmente le importa y reduce significativamente lo que considera baladí, así sus retratos suelen desarrollarse a partir de los ojos y la cara dejando en un segundo plano, empequeñecido, el cuerpo. Es en la cara en la que refleja todos los detalles importantes para ella que identifican la personalidad del referente. En ocasiones son retratos de trazo suave, sin insistencia, pero en otras su trazo es obsesivo, intenso, persistente como si la necesidad de la presencia del amigo fuera más intensa.

La evolución del estilo de Laia viene marcada por necesidades íntimas. Desde sus primeros dibujos que, como cualquier niña, procura no salir de la línea que pone límite al color, hasta la edad adulta en la que su dificultad comunicativa la suple con creces usando la fuerza expresiva de sus dibujos para configurar su mundo y hacerlo (dibujarlo) a su medida y deseo.

Obras